domingo, 27 de julio de 2008

Los gatos blancos portadores del gen W suelen ser sordos


No se detecta con frecuencia la sordera en animales, pero los criadores de gatos están familiarizados con esta condición, sobre todo los que crían felinos del tipo inglés de pelo blanco, ya sea corto o largo.

Muchos gatos blancos nacen con un defecto auditivo congénito, algunas veces sólo en un oído, otras en ambos. Se suele decir, que son los de ojos azules los que acompañan la sordera, pero esto no es así, ya que existen gatos blancos de ojos azules no sordos y también gatos blancos con ojos impares o color oro y bicolores, sordos. El origen de esta anomalía, que va unida al color blanco, no se conoce bien, pero parece ser que hay un vínculo entre la formación de las estructuras nerviosas de la audición y la de la pigmentación del pelo.

El gen W enmascara cualquier color susceptible de aparecer en función del patrimonio genético. Algunos cachorros blancos, pueden presentar al nacer, una mancha de color sobre su cabeza, lo que indica el color real del gato; dicha mancha, va desapareciendo cuando crecen.

El color blanco, además posee una característica: es el único que permite la gama completa de colores en los ojos de los gatos: azules, amarillos, verdes, hasta impares.

Los gatos blancos de ojos azules son la variedad más cotizada entre los compradores. Sin embargo una nueva raza de gato blanco extranjero de ojo azul y que tiene sangre siamesa escucha a la perfección.