lunes, 21 de julio de 2008

La Medusa Asesina


Una nueva y rara especie de medusa 'Irukandji' ha sido descubierta por la conocida bióloga marina, la doctora Lisa-Ann Gershwin de la Asociación de Ciencias Marinas australianas. Este tipo de medusa fue la causa de la muerte del turista americano Robert King en el 2002. King, de 44 años, murió en Australia con el síndrome de la irukandji después de recibir una picadura cuando buceaba en el agua junto a la Gran Barrera de Arrecifes. Tres meses antes, un hombre británico murió por las mismas causas mientras nadaba cerca de la Isla Hamilton.


Esta clase de medusa 'Irukandji' es altamente tóxica, su veneno increíblemente potente pero muy poco común. Lo peor es que a veces su picadura puede pasar desapercibida. Las irukandji presentan síntomas que se dilatan durante días, y que pueden ser confundidos con otras enfermedades. Se sabe muy poco de la “medusa asesina” ya que fue descubierta hace sólo algunos años y ha sido poco estudiada. Hay dos grupos de investigación, uno en Townsville y otro en Melbourne, que están trabajando en el antídoto para el veneno de la medusa 'Irukandji'.


Efectos del veneno

La picadura de esta medusa, que mide 1,5 centímetros de largo aunque sus tentáculos alcanzan más de 80 centímetros de longitud, provoca un rápido aumento en la presión sanguínea que puede desembocar en una hemorragia cerebral. También puede provocar parálisis.