martes, 12 de agosto de 2008

¿Transexuales bendecidos por Dios?

Existen referencias de transexualidad dentro de la Iglesia Católica de la Edad Media.

Santa Wilfrida se convirtió en hombre por gracia de Dios. Su imagen se encuentra en la abadía de Westminster, princesa de Portugal que rechazaba el matrimonio a pesar de la insistencia de su padre, elevó rezos al Cielo suplicando que le fuesen quitados todos sus atractivos femeninos. Dios le otorgo una frondosa barba y un cuerpo masculinizado.

San Onofre obtuvo del Señor su deseo de volverse hombre. Según una leyenda local, Onofre fue una mujer joven muy guapa, al fallecer su marido los jóvenes del pueblo comenzaron a molestarla. Muy religiosa, cada día le suplicaba a Dios que le salvara de aquellos jóvenes. Un día, al despertar se apercibió que le había crecido bigote y barba.

El Papa Juan VIII se dice que nació mujer pero se hizo pasar toda su vida por un varón. Ante su actitud conciliadora con la Iglesia Oriental, comenzaron a tacharlo de afeminado y a llamarlo Papisa Juana. No hay, por lo demás, fuente alguna que lo relacione con los hechos de la supuesta mujer pontífice.