jueves, 15 de enero de 2009

Energía marina

El Reino Unido, Noruega, Francia, Corea, Estados Unidos y España entre otros trabajan para aprovechar la energía producida por las corrientes submarinas. Su potencial es enorme, además de proporcionar un flujo energético constante y predecible, a diferencia de otros sistemas, como la eólica. Algunos proyectos esperan contar en pocos años con las primeras "granjas" de turbinas submarinas, y otros trabajan en nuevos diseños más eficientes y económicos que permitan un mayor desarrollo de este sistema.

La elevada suma de las inversiones deriva de las condiciones adversarias del mar, la fuerza del oleaje y la corrosión marina, así como de la necesidad de contar con mecanismos para trasladar la energía a tierra.

A la pequeña escala en la que se está actuando en la actualidad no se han descubierto impactos sobre el medio ambiente, aunque como indican desde Greenpeace sí que podría haberlos con plantas mayores.