miércoles, 18 de marzo de 2009

CULTO PATRIARCAL

Durante el periodo Neolítico, los muertos eran considerados parte integra de la conciencia y memoria publica. Mientras que algunos fallecidos eran enterrados debajo del suelo de sus viviendas otros eran enterrados en edificios especialmente construidos y a algunos se les separaba el cráneo del esqueleto para ser utilizado en rituales.

Se ha observado que algunos cráneos fueron enyesados y pintados con nuevas facciones como si estuvieran tratando de darles una nueva identidad. Varias capas de enyesado y pintura demuestran que habían quitado los cráneos para usarlos en rituales múltiples.

Por otra parte, los expertos han remarcado que algunos de los huesos humanos habían sido movidos de su lugar original y situados en posiciones diferentes creando nuevos diseños. Esta práctica se ha evaluado como un gesto simbólico para preservar y recordar la historia de la morada y de la colonia. Este concepto es definido como “culto patriarcal”.