lunes, 23 de febrero de 2009

Problemas de alimentación para generaciones futuras

Según el profesor Tim Lang, miembro del Consejo de la Alimentación creado recientemente por el gobierno británico, explica que durante el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial, los especialistas en alimentación y los gobiernos creyeron que el incremento de producción reduciría el precio de los alimentos, al mismo tempo que se mejoraría la dieta de la población y la salud pública. Pero a partir de los 70 empezaron a brotar evidencias de que los beneficios para la salud pública no eran los esperados y apareció una nueva serie de problemas asociados con el medio ambiente.

Según los expertos, dentro de 30 años, el mundo se enfrentará a una situación todavía más enmarañada. El nivel de cultivo de alimentos per cápita ha disminuido y tendremos enormes problemas en el futuro debido al crecimiento de la población mundial. La producción mundial de alimentos tendrá que duplicarse para satisfacer la demanda.

Otras fuentes indican que el aumento del precio de los alimentos hará que en el futuro más y más gente cultive sus propios alimentos. El desperdicio está en todas partes. En Europa el 30% de los alimentos no llegan a los supermercados por tener una forma o color no deseados. La gente elige la comida basándose en su aspecto exterior y no por su olor o tacto.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) señalan que el número de personas que pasan hambre en el mundo aumentó en 2008 a 40 millones a causa de la subida del precio de los alimentos. El número de personas malnutridas en el planeta a 963 millones, una cifra que según la FAO podría aumentar debido a la crisis económica mundial actual.